Cambio de roles en la familia ayudará al desarrollo del mercado laboral de la mujer

Cambio de roles en la familia ayudará al desarrollo del mercado laboral de la mujer

LACEA FAMILIA“Cuanto más mujeres ingresan a la fuerza laboral otras mujeres también se animan a desarrollar su carrera”, afirmó la representante del Banco de Reserva Federal de Minneapolis, Alessandra Fogli, al referirse a los cambios que se vienen generando dentro de las economías latinoamericanas, a partir del incremento de la incursión laboral femenina.

La ponencia de Fogli, en la XX Reunión la XX Reunión Anual de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (LACEA), describió la importancia del cambio de roles dentro de la familia, como un factor decisivo para el desarrollo efectivo del mercado laboral de la mujer. Dijo que el papel de los padres no debe ser el tradicional orientado a cada género, sino cambiar y contemplar una distribución equitativa entre hombre y mujer.

“Con ello se apunta a una mayor participación masculina, especialmente en el cuidado de los hijos, que son la mayor preocupación de las familias en Latinoamérica”, añadió.

La experta tomó como ejemplo a los sistemas económicos de varios países de Norteamérica y Europa, donde explicó que se invierten importantes recursos en políticas públicas orientadas a lograr una mayor presencia masculina en la crianza de los hijos.

Una de estas políticas es la baja por paternidad y otra el seguro médico obligatorio para los niños, las cuales involucran un tiempo para dedicar a la crianza y la subvención de un importante gasto que la familia debería realizar en salud.

Los indicadores reflejan el éxito de estos programas gubernamentales, pues la participación laboral de la mujer en estas economías representa entre el 80 y 90% del total de la población femenina.

En cuanto que en América Latina, región que tuvo un rápido crecimiento económico en los últimos años, la incursión laboral femenina se acerca al 50% del total de la población de este género. La diferencia más marcada en ambas regiones está en la participación de los hombres en el cuidado de los hijos.

“El cambio en las preferencias de las labores masculinas debe estar orientado a buscar el bienestar de la familia. En este contexto los empleadores deben tener un papel preponderante con la mejora de infraestructuras para apoyar el cuidado de los niños y la demanda de un mayor porcentaje de personal cualificado femenino”, puntualizó la experta.

También se busca resaltar el papel de los padres en la crianza, porque muchas veces –de acuerdo a estudios sicológicos- pueden llegar a ser mejores cuidadores que las madres, ejemplificó Fogli.

La experta sostiene que en América Latina se debe tener políticas que ayuden en la cualificación del trabajo femenino, una menor carga psicológica en su papel maternal y mayor oferta de trabajo bien remunerado.

En la región, todavía un gran porcentaje de mujeres tiene una doble carga de trabajo, en la oficina y en el hogar, la mayoría se desempeña en empleos informales sin ayudas gubernamentales. Estas situaciones muestran que aún queda mucho por hacer para cambiar el panorama de futuras generaciones.

Categorías RSE

Escribir un comentario

Su correo electrónico no será publicado
Campos requeridos estan marcados con*