Defensor recomienda garantizar acceso a la salud sexual y reproductiva para prevenir embarazos de niñas adolescentes

Defensor recomienda garantizar acceso a la salud sexual y reproductiva para prevenir embarazos de niñas adolescentes

Embarazo AdolescentesEl Defensor del Pueblo, Rolando Villena, planteó la necesidad de mejorar las normativas e implementar políticas públicas referidas a la niñez y adolescencia, crear un sistema de atención diferenciada en salud sexual y reproductiva y desarrollar acciones concretas para prevenir la violencia sexual para disminuir los embarazos en niñas y adolescentes en Bolivia.

“Alarma el incremento de los embarazos en menores de 18 años, muchos de ellos, producto de la violencia sexual o por falta de información sobre los derechos sexuales y reproductivos; preocupa aún más el riesgo que conlleva esta situación, pues muchas recurren al aborto en situaciones insalubres e inseguras o por sufren daños irreversibles por complicaciones surgidas durante el parto”, manifestó el Defensor.

Datos de la Defensoría de la Pueblo muestran que durante 2014, al menos se conocieron de 14 casos de niñas y adolescentes de entre 11 y 16 años, que quedaron embarazadas producto de la violación sexual por parte de sus padres, padrastros, hermanos, primos o tíos; tres de ellas recurrieron al aborto que puso en peligro su vida. En mayo de este año se conoció de nueve adolescentes de entre 14 y 17 años que fueron violadas y producto de esta acción quedaron en estado de gravidez. Días atrás, otras dos adolescentes de 13 y 14 años, fueron trasladas desde los municipios de Okinawa y San José de Chiquitos, para ser atendidas en hospitales de la capital cruceña debido a complicaciones en la gestación.

Esta realidad no cambiará, afirmó la autoridad, si no se aprueban y trabajan en políticas que apunten a la prevención de la violencia sexual, si no se crea un sistema de atención diferenciada y especializada para adolescentes mujeres sobre la salud reproductiva y sexual y la disposición del servicio diferenciado para este grupo poblacional en todos los niveles de salud.

Por su parte, el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas también recomendó al Estado boliviano a asumir medidas en relación a los embarazos en adolescentes. Entre las sugerencias se incluye la realización de campañas de sensibilización sobre los riesgos para la salud de la madre y el bebé de embarazos en edad adolescente. Recomienda, asimismo, que se promueva los servicios de salud reproductiva para todos los adolescentes, incluida la educación en salud sexual y reproductiva en las escuelas, las comunidades y los centros de salud y se asegure el acceso a dichos servicios.

Esta propuesta, se encuentra incluida en el diagnóstico que el Defensor presentó el pasado martes, sobre la vulneración e invisibilización de los derechos de la niñas y adolescentes mujeres y que pone en evidencia que éstas enfrenta cinco ámbitos de riegos que ponen en peligro su vida: la violencia sexual, la trata y tráfico de personas y violencia sexual comercial; la explotación y precariedad del trabajo; el embarazo adolescente y el matrimonio precoz.

Las cifras alarmantes

Las adolescentes, incluso niñas, víctimas de violaciones que deciden interrumpir el embarazo, enfrentan el peligro de que las operen en lugares inadecuados e insalubres, ya que los propios médicos se oponen a atenderlas pese a que existe una Resolución del Tribunal Constitucional que lo instruye, pero pesa más la visión tradicional que termina vulnerando los derechos de las afectadas

Según datos del Ministerio de Salud, aunque no es posible determinar la cantidad real de esta práctica, hay investigaciones que señalan que en Bolivia cada día se producen alrededor de 100 abortos clandestinos, siendo la principal causa el embarazo no planificado. Lamentablemente, dijo Villena, no existen datos actuales al respecto, aunque se estima que el 38,5% de embarazos en adolescentes menores de 15 años termina en aborto.

Estudios del Banco Mundial y de UNFPA, muestran que las adolescentes entre las edades de 15 a 19 años tiene dos veces más probabilidades de morir durante el embarazo o parto que aquellas mayores de 20 años; las niñas menores de 15 años tienen cinco veces más probabilidades de fallecer. Las complicaciones durante el parto dan cuenta de casi el 25% de las muertes perinatales. El parto precoz y el bajo peso al nacer son otras de las razones por las cuales mueren los infantes que nacen de madres adolescentes.

El embarazo a temprana edad, hace peligrar la vida de las gestantes, pero también afecta su desarrollo, pues al ser madres enfrentan la disminución de oportunidades para la educación y el empleo, además que atraviesan situaciones dramáticas, pues deben enfrentar la discriminación y crítica de sus familiares y la sociedad y, normalmente, deben asumir solas su embarazo y el parto. Otra cruda realidad es la de los recién nacidos que aparecen muertos en basurales o que han sido asesinados por madres adolescentes.

Es importante destacar que el embarazo precoz ocurre a pesar de que las y los adolescentes tienen mayor conocimiento sobre el uso de anticonceptivos, principalmente el condón, en relación a sus pares de mayor edad. Datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDSA), realizada en 2008, muestra que el 92% de las y los adolescentes entre 15 y 19 conocen del uso del condón, sin embargo no lo utilizan al momento de tener relaciones sexuales, principalmente, porque ese el varón el que decide no hacerlo.

Categorías Sin categoría

Escribir un comentario

Su correo electrónico no será publicado
Campos requeridos estan marcados con*