Educación financiera para nuestros hijos

Educación financiera para nuestros hijos

Educ Finan. Pag. sieteJosé Jiménez Taquiguchi (*1) (Finanzas Para Todos).- Ser padre o madre es quizás la responsabilidad más grande que un ser humano puede enfrentar a lo largo de su vida y la educación que podamos brindarles a nuestros hijos será determinante para definir qué tipo de adultos serán a futuro.

Cuando hablo sobre educación, estimados lectores, no me refiero únicamente a enviar a nuestros pequeños a un determinado colegio o escuela, donde los niños recibirán instrucción científica, artística y deportiva; me refiero a la educación integral que los padres debemos dar a los hijos en nuestros hogares.

En el seno de sus familias es donde los niños reciben las bases estructurales de comportamiento, respeto a los demás y responsabilidad que sólo un hogar puede dar.

Es por eso que, en el ámbito de mis conocimientos, me aventuro a aseverar que más allá de la natación, el fútbol, el karate o el ballet, la educación financiera es una de las mejores armas que podemos brindar a nuestros hijos para enfrentar el futuro independientemente de la profesión que elijan;por ello, comparto con ustedes las siguientes sugerencias.

1. Darles un buen ejemplo
Considero que es de vital importancia dar el ejemplo a los pequeños que no hay que utilizar el dinero “ligeramente” o comprar compulsivamente; más bien es necesario definir prioridades en nuestras vidas e identificar lo necesario de lo deseado. Como mi esposa siempre me repite, se debe mostrar a los niños que en muchasocasiones hay que esperar para poder comprar lo que uno desea.

2. Involucrarlos en el presupuesto familiar
Una estrategia que parece ser recomendable es involucrar a los pequeños en la planificación financiera de la familia, haciéndoles entender las prioridades comunes como pagar sus estudios o cancelar préstamos, entre otros. Para ello, pienso que se les debe proveer de información constante y hablarles sobre el valor de dinero, mostrándoles que el mismo no sale por arte de magia de los cajeros automáticos sino que es fruto del arduo trabajo de sus padres.
En esa línea, les puedo comentar que cuando le expliqué pacientemente este aspecto a mi pequeña hija noté un cambio rotundo, exigiéndome hoy en día,ellaa sus seis años, que no gaste nuestro dinero pues cuesta conseguirlo.

3. Ahorrar y fijar objetivos
Que los niños establezcan sus propios objetivos es fundamental para que entiendan el valor del dinero y del ahorro. Es de esa manera que es recomendable que cada   las cosas que ellos deseen pueda convertirse en un ejercicio de “logro de objetivos”.
Fijarse un objetivo y hacer sacrificios para lograrlo puede ser una experiencia muy beneficiosa para la autoestima de un niño, como lo es para un adulto. En esa dirección, algo que por ejemplo me enternece pero me llena de orgullo es que mi pequeña hija ha tomado la decisión de ahorrar en su “chanchito” las pocas monedas que alguna vez recibepara poder viajar en vacaciones.
Esta decisión es seguida por la pequeña de forma tozuda y sistémica, cuidando a su animalito de cualquier caída o quiebre accidental.

4. Aprender jugando
Una práctica que recientemente observe en el hijo de 11 años de una pareja muy amiga, es que con sus compañeros de colegio y a manera de juego, hace pequeños negocios. Quedé gratamente sorprendido al ver que ello no sólo le está ayudando a ampliar sus habilidades matemáticas, sino también a desarrollar un sentido agudo y muy práctico del valor del dinero.
En una charla informal conversé con este pequeño emprendedor sobre posibilidades de inversión y me sorprendió mucho cómo, a su corta edad, ha podido desarrollar la capacidad de analizar la relación que existe entre el riesgo y el rendimiento de sus decisiones financieras.

5. Ser generosos
Personalmente considero que uno de los mayores beneficios que tiene el dinero es que nos permite ayudar a otros.
De esta manera, que creo que en el mundo actual hay que transmitir a nuestros niños nuestros propios valores respecto al valor de dinero y cuan poderoso puede ser éste para socorrer a los demás por lo que deben estar conscientes de las necesidades que tienen las personas que viven alrededor suyo. Tener esto en cuenta a lo largo de su vida los hará más responsables y organizados en su accionar financiero.
* El autor, economista, es experto en finanzas..

InfoRSE tomó el texto y la foto del diario Página Siete

Categorías Banca, RSE, Sistema Financiero

Escribir un comentario

Su correo electrónico no será publicado
Campos requeridos estan marcados con*