Juegos de simulación ayudará a comunidades a reducir deforestación

Juegos de simulación ayudará a comunidades a reducir deforestación

simpachama1Universidades británicas e instituciones en Bolivia presentarán el próximo 1 de septiembre un juego de simulación llamado “SimPachamama” creado para que la comunidades bolivianas puedan tomar decisiones sobre el uso de los recursos forestales, el instrumento se basa en una investigación de más de tres años.

El emprendimiento ha sido desarrollado por investigadores del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD), Conservación Internacional Bolivia, London School of Economics and Political Science (LSE), Ecosystem Services for Proverty Alliviation (ESPA), University of Sussex (US) y School of Oriental and African Studies (SOAS), University of London.

El programa de computadora SimPachamama fue desarrollado como una herramienta complementaría en talleres y cursos de capacitación cuya finalidad es apoyar un proceso participativo en el diseño de mecanismos para reducir la creciente deforestación y a la vez reducir los índices de pobreza en el área rural.

Esta simulación transcurre en un periodo de 20 años durante el cual el jugador puede experimentar con diferentes políticas y observar las consecuencias de sus decisiones. El objetivo final del juego es estimular un debate constructivo a nivel local sobre el tipo de desarrollo que se desea para la comunidad y qué acciones se debe implementar.

De acuerdo con tres instrumentos de simulación desarrollados en este proyecto, existen dos políticas que serían esenciales para reducir la deforestación en Bolivia. La primera se refiere a la aplicación de un impuesto de alrededor de $us 450 por hectárea deforestada, que impactaría principalmente a la agricultura de gran escala.

“El sector agrícola de Bolivia mantiene altas ganancias porque la tierra es diez veces más barata aquí que en países vecinos. Además el combustible está altamente subsidiado, $us 450 por hectárea no afectarían notablemente las ganancias de las empresas involucradas pero haría una gran diferencia en términos de deforestación y el bienestar social” dijo la doctora Lykke Andersen investigadora del INESAD.

La segunda propuesta de política se refiere a un sistema de aportes internacionales a través del Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación de Bolivia; ambas acciones podrían generar mil millones de dólares cada dos años.

“Si el dinero recaudado se pagará a las comunidades para el manejo integral y sustentable de los bosques entonces la deforestación en Bolivia se desaceleraría en 29% cada año y la población boliviana más pobre, que resultaría involucrada, podría aumentar su ingreso en ese mismo porcentaje.

“Este es un compromiso en el que ambas partes se verían favorecidas porque los objetivos tanto de la comunidad internacional como del Gobierno Boliviano coincidirían” agregó Juan Carlos Ledezma de Conservación Internacional.

Tomado de El Deber, 19-08-2013

Escribir un comentario

Su correo electrónico no será publicado
Campos requeridos estan marcados con*